Hace algunos años sólo las grandes empresas tenían el músculo financiero para producir un “spot comercial” y emitirlo en televisión o cine. Hoy por hoy, con el advenimiento de las plataformas multimedia para la publicación de contenidos on-line, la posibilidad de difundir servicios y productos a través de piezas audiovisuales es más sencillo, económico y efectivo.

El consumo de vídeo online está creciendo de forma exponencial, siendo responsable de más del 40% del tráfico de Internet, con una tendencia al alza. Un sinnúmero de factores han facilitado ésta tendencia: desarrolladores de software que ponen en las manos de cualquier internauta aplicaciones gratuitas para la creación de videos, que posteriormente podrán ser publicados en las diversas plataformas destinadas para su reproducción como YouTube, Vimeo, Viddler, etc.; las redes sociales por su parte ya ofrecen la posibilidad no sólo de publicar video, sino de grabarlo, ajustarlo y en muchos casos viralizarlo (cuando el contenido es de interés masivo por alguna característica: calidad, emotividad, realidad, etc.).

Por lo anterior, en una estrategia de marketing online para cualquier empresa, la producción de videos promoviendo los productos o servicios debe estar presente. Los costos de producción siempre dependerán de la calidad de los contenidos, pero tras haber producido la pieza audiovisual, los costos de publicación y emisión serán muy bajos e inclusive gratuitos. Sobra decir que si el “spot” es lo suficientemente bueno podrá ser emitido en cadenas de televisión local y/o satelital complementando la estrategia de marketing.
Pero el Video Marketing no sólo es una pieza comercial ya que proporciona numerosas ventajas adicionales:

  • Fortalecimiento de la presencia de marca: a través de los videos podemos generar un sinnúmero de contenidos propios de una marca o relacionados con la misma, aspecto sumamente favorable ya que podemos lograr diferentes audiencias con necesidades distintas y con intereses particulares donde la marca puede hacer presencia. En términos generales, una marca puede ofrecer productos y servicios propios, pero también puede ofrecer consejos, tutoriales e inclusive productos audiovisuales argumentales como dramatizados donde la marca sea consumida o nombrada.
  • Mejora el posicionamiento online: un buen video se puede posicionar rápidamente en google logrando estar entre los primeros resultados de búsqueda de la marca o de la misma web institucional.
  • Potencia la posibilidad de tráfico específico hacia la web de la empresa: cuando un usuario es cautivado por un video existe un alto porcentaje de que la próxima búsqueda sea la web del anunciante ya que le está ofreciendo contenidos que éste quiere consumir y ésta característica se verá reflejada en un aumento en las ventas.
  • Lograr que influenciadores hablen de la marca: los influenciadores son personas que conocen y tratan temas en concreto a través de diferentes redes sociales y medios alternativos. Una buena estrategia de video marketing puede lograr que ellos mismos hablen de la marca a todos sus seguidores influenciando sobre ellos la intención de conocerla y consumirla.

Ahora bien, siempre lo he dicho, no por tener un “Smartphone” ya se es un “community manager” o por saber manejar software de diagramación ya se es diseñador gráfico. En ese orden de ideas, para lograr una campaña efectiva de Video Marketing se debe contar con un equipo no sólo de producción audiovisual, sino de comunicación, publicidad y mercadeo, ya que ésta alternativa debe formar parte de un plan estratégico cuyos objetivos sean claros y llamen a la acción de los consumidores.

Así pues, llegó el momento de que tu empresa comience a producir contenidos audiovisuales creativos, de interés general, con tendencia a la “viralidad” y que refuercen la imagen de la marca. ¡Llegó el momento de pensar en tu estrategia de Video Marketing!

Rafael Rodríguez Ortiz
Comunicador social, Especialista en estrategias de comunicación

Escríbenos a WhatsApp